Clases holandesas para evitar caídas en los adultos mayores

50
0

El envejecimiento de la población europea implica mayor sedentarismo, un binomio que dejó en 2016 en Holanda un dato inesperado: 3.884 ancianos fallecieron dentro y fuera de sus casas por culpa de una caída, casi seis veces más que el total de muertos en accidentes de carretera (656). El 75% de las víctimas tenía 80 o más años, y la Oficina de Estadística dice que a partir de los 90 años los accidentes de los mayores se duplican. Las clases para aprender a (no) caerse se han popularizado, e incluyen recorridos con obstáculos para mejorar la motricidad y reflejos de los mayores

 

Hay cuatro cursillos homologados que animan a los ancianos a perder el miedo y a mejorar el equilibrio a base de reforzar, en lo posible, músculos y huesos. Las clases prácticas incluyen una ruta en la que deben sortear pilones como los de carretera y planchas de madera, y de plástico, resbaladizas o inestables. También se tienden alfombras, traicioneras cuando se levantan las esquinas. De la mano de un fisioterapeuta, los participantes aprenden a corregir posturas para agacharse, por ejemplo.

“Las caídas son el asesino silencioso”, ha recordado La Liga Católica de Mayores, el mayor sindicato del ramo. “Puede que un anciano tropiece o se enrede con un cable”, dicen. Pero hay otros factores a tener en cuenta. “Una medicina que debe tomarse con regularidad y produce mareos; la tensión baja o demasiado alta; falta de alimento adecuado; pérdida de facultades y poco movimiento”, todo contribuye, recuerdan, “al posible batacazo”. En la nueva sociedad participativa holandesa, marcada por el recorte del Estado de bienestar, el cuidado de ancianos y dependientes es una obligación moral para las familias, vecinos y amistades. Pero como los servicios de urgencia reciben “un anciano contusionado cada seis minutos”, la Liga de Mayores ha pedido a todos los Ayuntamientos —que solo abren los hogares subvencionados una vez agotadas todas las ayudas domésticas— y a los cuidadores profesionales que afinen su labor.

Fuente:El País

https://elpais.com/elpais/2017/12/04/opinion/1512409320_574192.html

DEJA UNA RESPUESTA