Colombia: Un País que envejece

26
0

Por Roger Carrillo

Los procesos de envejecimiento en Colombia han cambiado, según el último censo, el número de personas mayores de 60 años se han venido duplicando en los últimos 30 años. Las causas de este fenómeno son la caída dramática en la tasa de natalidad, que pasó de 3,1 hijos por mujer a finales de la década de los 90 a 2,3 actualmente y el aumento en la esperanza de vida al nacer, un indicador que subió de 70,9 años en el fin del siglo pasado a 76,2 años en la actualidad.

El número de mayores de 60 años está creciendo: en 2005 representaban 6,25% de la población y hoy representan 9,23%, es decir, casi 4,5 millones de personas.

Se debe reconocer que, en principio, estas estadísticas son muy buenas para el país, demuestran grandes avances en Colombia y una transformación radical en los derechos sociales en salud; sin embargo, también presenta un lado nebuloso, pues son muchos los interrogantes que se abren acerca de las presiones que va a sufrir el país desde una perspectiva del gasto público en salud y de la oferta de servicios de seguridad social, recreación y ocupacionales para esta población.

Según el DANE; en las últimas tres décadas, el porcentaje de población mayor de 60 años pasó de 3,98% a 9,23%. En la presentación del censo realizado, se pudo determinar que hoy el país tiene 40,4 personas mayores de 60 años por cada 100 personas menores de 15. Esa proporción era de 28,7% en 2005 y se espera en 2020, que el indicador pase a 50%.

En términos reales y a la luz de las cifras presentadas, probablemente en pocos años, la atención de las personas adultas mayores demande, gran parte de los recursos de la salud que el país prevé; lo más preocupante es que el tema ha sido muy estudiado, pero no existen acciones afirmativas contundentes en la materia, nacional y menos localmente.

De no buscar salidas a los efectos derivados de este proceso de envejecimiento de la población, se podría generar un impacto económico y social importante en los próximos años, ocasionando problemas que no se limitan solamente al orden económico; urge encontrar soluciones, para garantizar que todos los colombianos tengan un proceso de envejecimiento adecuado y digno.

Son preocupantes las situaciones adversas a las cuales se enfrenta esta población; la soledad, falta de atención y abandono, son las problemáticas diarias de los adultos mayores en el país, inicialmente existe una fragilidad en el apoyo y acompañamiento que las familias brindan a sus mayores, lo que se agudiza ante la presencia de enfermedades mentales, neurológicas o físicas, que los tornan dependientes, grave es que todo esto conlleva con mucha facilidad al maltrato, una tendencia preocupante que termina en muchos casos en el abandono.

El aumento de las hospitalizaciones de adultos mayores sin acompañantes en los establecimientos médicos son prueba de estas situaciones y terminan por ser parte de una estadística simple, sin soluciones determinadas en políticas estructurales a largo plazo.

Para este fin, la legislación colombiana establece dos leyes con el fin de beneficiar a esta  población: la Ley 1171 en el año 2007, por medio de la cual, se establecen unos beneficios a las personas adultas mayores, para garantizar sus derechos a la educación, a la recreación, a la salud y propiciar un mejoramiento en sus condiciones generales y la Ley 1850 del 2017, por medio de la cual se establecen medidas de protección al adulto mayor en Colombia; se penaliza el maltrato intrafamiliar por abandono y se dictan otras disposiciones. Esta normatividad, aunque importante se queda corta para las necesidades de los adultos mayores.

Desde el Cabildo Distrital, hemos manifestado reiteradamente que de los más de 1.300.000 personas mayores de 65 años en Bogotá, de acuerdo a la línea base de la Secretaría Distrital de Integración, el 30 % requieren atención especial y eficaz ya que el 10 % puede estar en condiciones de mendicidad de los cuales por lo menos el 25 % tiene problemas mentales,  25 % en situaciones de pobreza, el 12 % viven solos , el 18 % tiene al menos una limitación permanente y el 66 % alguna enfermedad crónica , por lo que es importante prender las alarmas en búsqueda de soluciones de fondo.

Tengo un profundo compromiso y una gran responsabilidad con nuestros adultos mayores, hoy pienso que, si nos preocupamos por sacar adelante institutos para diferentes y variados objetivos, con mucha más razón debe darse la oportunidad de crear un Instituto para El Adulto Mayor y el Envejecimiento, con políticas que den solución a la grave problemática que tenemos y que tenga la capacidad suficiente para resolver la situación dramática que viven hoy un número importante de adultos mayores de la ciudad, en estado de vulnerabilidad o abandono, con el fin de mejorar su  calidad de vida, reducir y  por qué no, acabar, con las circunstancias de discriminación social por su condición de adultez.

Es un compromiso con nuestros abuelos de la ciudad, que sirva como ejemplo y punta de lanza para el país, no podemos permitir que esta población siga olvidada, y está en nuestras manos dar un giro de 180 grados, desde nuestras casas, en nuestras familias, en la educación en los colegios, en nuestro comportamiento en la calle y en general en todas las interacciones sociales, debemos ser ejemplo de tolerancia, cariño y respeto con esta población que tantos aportes hicieron para la construcción de familia y el crecimiento de las bases sociales de nuestra nación.

Fuente:Kien escribe

https://www.kienyke.com/kien-escribe/colombia-un-pais-que-envejece-por-roger-carrillo

 

DEJA UNA RESPUESTA