Con el paso del tiempo ganamos y perdemos 

22
0

Luigui Vidal Rivas
06-07-2019
Es cierto que la tecnología nos da muchas ventajas para la vida social y cultural, también el paso del tiempo nos trae aspectos negativos, la desaparición de ciertas costumbres, de respeto, de elegancia, ganamos algunas cosas y perdemos otras.
Yo recuerdo que para ir a visitar a la enamorada, era necesario vestirse especialmente para el encuentro, no se decían lisuras en presencia de las damas y habían los gestos románticos que aún se mantienen, como regalar flores.
También cuando no había computadoras y menos internet, cuidábamos más nuestra redacción y ortografía, escribíamos cartas o esquelitas con mensajes, y escribíamos a mano, porque era más elegante que una carta escrita a máquina, y de ese modo también debíamos cuidar la caligrafía, las colonias Varón Dandy, Tabaco o Royal Regiment, eran habituales, para ir al encuentro.
No abusábamos de los diminutivos como “seño o señito”, siempre me pareció hermosa la palabra señora, el uso del lenguaje ha ido contaminándose de vicios y en el caso de los jóvenes, la ortografía ya no importa, con tal de que se entiendan.
Ir a visitar a la abuela era un acontecimiento esperado, con manifestaciones y diálogo intergeneracional, las visitas dominicales.
Hoy avanzamos en el tema de la nutrición, el retroceso total en el uso del tabaco, el derecho de los animales, pero los niños corren menos, se centran mucho en dispositivos electrónicos, retrocede la actividad física, porque los padres se vuelven sedentarios.
La tecnología nos trae maravillosos beneficios, para los que saben aprovecharlas, los piropos galantes siempre existirán y hoy se envían por whatsapp, o Messenger, o tal vez una carta de amor por mail, el romanticismo siempre podrá sobrevivir.
Vemos ahora que las personas mayores, adquieren un rol más activo y protagónico, y se adaptan a la modernidad, pero también esta adaptación a veces viene, con pérdida de legajo cultural, cierto “viejismo” de los propios mayores, que les lleva a negar la música que antes les gustaba, adaptarse no implica pérdida de nuestra herencia cultural.
El abuso de los celulares, lleva a aislar las personas de la reunión familiar, especialmente en los jóvenes, aun en el almuerzo.
Los celulares son algo maravilloso, pero hay tiempo para cada cosa y hay momentos para dejarlos de lado.
Cuando en los años 70s la televisión era en blanco y negro, y las películas que veíamos eran muy antiguas y a la vez muchas series de tv excelentes, en señal abierta, se establecían puentes generacionales, es así que veíamos películas con James Cagney, Boris Karloff o Rita Hayworth, películas de décadas muy anteriores y las disfrutábamos.
Hoy estos puentes están quebrados y posiblemente se extinguirán los cultores de muchas expresiones artísticas o culturales del pasado, hay “muchos nacidos ayer”, sin pasado cultural.
Los padres de familia actuales, subestiman a sus hijos y no los llevan a museos ni a lugares históricos, no los conectan con su pasado cultural, y al abrir las puertas de su casa, los niños ya no salen corriendo, entretenido con una Tablet o un Smartphone.
Hemos ganado en conocimientos, y acceso a la información, ganamos con el tiempo, pero también perdemos.

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de