Consideraciones para organizar un evento con personas mayores.

109
0

Luigui Vidal Rivas
Debemos tener bien claro los objetivos del evento, la razón principal, por la cual se convoca a las personas mayores, a un seminario, taller, charla, foro, si se trata de una conmemoración, de un evento festivo, etc.
Por tanto la organización debe prever que se pueda cumplir con los objetivos trazados, utilizando la metodología adecuada, hay que tomar que cuenta que cuando hablamos de personas mayores, hablamos de grandes diferencias de edad que puede fluctuar entre los 60 y 100 años o más, hay grandes diferencias entre el estado de salud, funcionalidad, nivel de escolaridad y otros factores, es un grupo de edad muy diverso.
Hay diferencias culturales, influencias del nivel socioeconómico, que afectan el trato, hay que considerar que es muy importante que las personas mayores tienen derechos y deberes y que se les debe apoyar su empoderamiento y por tanto toda actividad en favor de ellos, debe ser coordinado con ellos, y por tanto es importante que la organización tenga un enfoque gerontológico, que implica enfoque de derechos.
Es fundamental no subestimar su capacidad intelectual, infantilizando, hablemos con ellos como adultos que son, y con el respeto debido, no dejemos de lado el hecho de que ellos así como tienen derecho a la recreación, también lo tienen al conocimiento, a la cultura y a la tecnología.
Se recomienda que los eventos con charlas sean muy didácticos y que participen ponentes con experiencia con personas mayores, lo que facilita la motivación, la atención y asimilación de lo expuesto, la calidez en el trato, y el carisma son muy importantes para garantizar un óptimo aprovechamiento.
Los eventos que sean exclusivamente para personas mayores, no deberían extenderse mucho, recomiendo no más de 2 horas, tener un intermedio motivador y un final alegre, dependiendo del caso.
Los ponentes deben tener visión gerontológica y utilizar el lenguaje adecuado, el evento debe ser promovido con carteles adecuados, de preferencia con fotografías, de los propios mayores del lugar y utilizar lemas gerontológicos adecuados.
Hay que recordar que debemos promover la autonomía de las personas mayores y por tanto ellos deben de estar de acuerdo con las actividades realizadas y en la forma de realizarlas.
En algunos lugares estableceremos variantes, nuestra experiencia demuestra que las personas mayores, son muy receptivas al trato cariñoso, especialmente en los niveles socioeconómicos más “bajos”, la emoción ayuda al aprendizaje, estimula nuestro cerebro, y por tanto nuestros niveles de atención, no olvidemos ello.

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de