EL COMPROMISO DE LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES EN NUESTRA REGIÓN

96
0

 

Lic, Mercedes Viera Cerna

Los organismos internacionales y de cooperación, han sido creados para enfrentar los retos globales que van sucediendo en nuestro mundo, enfocándose en las características de cada región y en los problemas que enfrentan.

La Tercera Cumbre de las Américas celebrada en la ciudad de Quebec , Canadá, concluyó en el llamado “Plan de Acción de la ciudad de Quebec” (2001) que establecía la necesidad de coordinar permanentemente entre los organismos internacionales, para beneficiar de manera articulada a los países de la Región, para ello se firmó la Carta de Intenciones creando el Grupo de Trabajo Conjunto de Cumbres (GTCC) que a la fecha reúne a 13 instituciones interamericanas e internacionales y lo coordina la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Las organizaciones que lo conforman son:

  1. Banco Interamericano de desarrollo (BID)
  2. Banco de desarrollo de América Latina (CAF)
  3. Comisión Económica para América Latina (CEPAL)
  4. Banco mundial (BM)
  5. Organización Panamericana de Salud (OPS)
  6. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)
  7. Banco interamericano de Integración Económica (BCIE)
  8. Banco Caribeño de Desarrollo (BCD)
  9. Organización Internacional para las Migraciones (OIM)
  10. Organización Internacional del Trabajo (OIT)
  11. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

12 Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

13.OEA.

El multilateralismo y la cooperación internacional son esenciales para enfrentar cualquier crisis, más aún si esta tiene un carácter global, como el que estamos enfrentando por la Covid-19.

Latinoamérica es una región muy desigual y vulnerable, debido a factores como la presión que sufren muchos países por sus deudas externas, problemas de emergencias sanitarias recurrentes, periódicamente tenemos desastres naturales que afectan a grandes poblaciones, hoy en tiempos de pandemia global, nuestra región se ha convertido en el foco del virus.

Desde un inicio todos los organismos internacionales y multilaterales han anunciado su apoyo, para que la región pueda enfrentar de mejor manera a la pandemia, por ello desde que la Covid-19 llegó a nuestro continente, el GTCC ha realizado tres reuniones para analizar sus impactos y tomar medidas de apoyo.

Desde la primera reunión se creó un documento en línea, para darle seguimiento a las acciones que cada institución planea, o está llevando a cabo y lo que se observa es que hay necesidades atendidas, pero hay otras que todavía no reciben una atención oportuna.

Señalemos lo realizado en este tiempo:

Seguimiento a algunos de los temas clave para la región y la eficacia de las medidas del grupo de respuesta multilateral como son: protección de la democracia, control de la corrupción, medidas efectivas de gobierno, protección de los derechos humanos y flexibilización del acceso a ayudas económicas. Estas son las conclusiones:

  • Reuniones periódicas para lograr una coordinación continua entre cada entidad y para actualizar los datos de la región. Esto se ha cumplido, especialmente gracias al trabajo del Observatorio de la CEPAL.
  • Los nodos nacionales anticorrupción que buscan cumplir con el Compromiso de Lima que promueve la transparencia, la equidad, la libertad judicial y el fortalecimiento de las instituciones democráticas. Aunque se logró la presencia de los nodos en varios países, todavía sigue sin haber uno en Brasil, el país más desigual, con más casos de la Covid-19 en la región y el segundo con más casos en el mundo.
  • Fortalecer las capacidades de e-governance o e-gobierno. Esta estrategia ha dado algunos pasos hacia adelante, pero, según un estudio de la universidad de Georgetown, solo el 6% de los proyectos son exitosos, 52% tiene problemas y 42% son fallidos.

Un ejemplo claro es el del programa diario del presidente de Colombia, Iván Duque. Cada día, hace una transmisión por todas las redes sociales en la que habla sobre la pandemia. Sin embargo, más que ayudar, se ha vuelto un foco de confusión: cada noche saca más y más medidas, tantas, que ya no sabe cuáles son y cada noche opina algo diferente, lo que genera desinformación en la población. Esto demuestra que, aunque la tecnología exista, la claridad y la calidad del mensaje son clave para que este tipo de herramientas mejoren y no deterioren la gobernanza.

  • Apoyo para la aprobación y ejecución de fondos públicos de urgencias, específicamente para atender la Covid-19. En este punto fallan todos. Tanto las entidades multilaterales, como los gobiernos nacionales y los licitantes de cada país. Durante la pandemia, cada vez más se acumulan informes de compras fraudulentas de ventiladores, mascarillas y otros elementos sanitarios, irregularidades en la entrega de ayuda a poblaciones vulnerables y medidas políticas absurdas en Latinoamérica. Cómo ejemplos tenemos el de los gobernadores en Colombia, al menos 14 de los 32 gobernadores del país son investigados por delitos incurridos en el marco de la emergencia sanitaria. El segundo caso es el del aumento del coste de las bolsas para cadáveres en Ecuador, que multiplicaron su precio de 12 a 144 dólares en Guayaquil, la ciudad más afectada por el virus. Un tercer caso en nuestro país ha sido el del precio del oxígeno que al ser escaso subió exorbitantemente.

Sobre el tema de las elecciones en pandemia

En nuestro país se ha señalado el 11 de abril del 2021 como fecha para las Elecciones Generales, cuando probablemente la pandemia aun esté entre nosotros; existe el Departamento de Cooperación y Observación Electoral (DECO) que ha sido encargada de elaborar una guía de acciones y medidas que las autoridades deben tener en cuenta, en el desarrollo de los procesos electorales por venir, en el contexto de la emergencia de salud pero que todavía no se ha concretado, esta guía debe ser clave porque muchos de los países de la región elegirán nuevos representantes en los siguientes meses.

Sobre el apoyo financiero

En temas de apoyo  financiero a los países de la región, la entidad que está al frente es el Banco Mundial, que prevé que en los próximos 15 meses su asistencia para países en desarrollo alcanzará los 160.000 millones de dólares, y que gran parte de esta suma ayudará a gobiernos de Latinoamérica y el Caribe a gestionar mejor la emergencia. En la actualidad, se han distribuido cerca de 2.000 millones de dólares en la región para enfrentar la pandemia. Sin embargo, un futuro con una tasa de desempleo disparada y un aumento en la pobreza histórica, demandará un apoyo financiero mucho más importante para la región.

América Latina tiene dos importantes ingresos económicos que vienen sufriendo una fuerte caída: el turismo y las remesas económicas familiares del norte al sur; en un informe del 9 de Julio de 2020, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, advierte que, como consecuencia del virus, Latinoamérica sufrirá una fuerte caída del turismo, una contracción económica del 9,1% – la mayor en 100 años – y una reducción en remesas que dejarán a la región con 45 millones de personas más en condición de pobreza, en comparación con las cifras del 2019. Con este incremento, la cifra de personas pobres en la región alcanzará los 230 millones, de los cuales 28 estarían en situación de pobreza extrema.

Guterres señala que…, “Para reconstruir mejor es necesario transformar el modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe. Los niveles de desigualdad se han vuelto ya insostenibles (…) Para reconstruir mejor, hay que reforzar la gobernanza democrática, la protección de los Derechos Humanos y el Estado de Derecho. En un momento en el que demasiados ciudadanos y ciudadanas se sienten excluidos, la rendición de cuentas y la transparencia son fundamentales”.

La respuesta de los organismos internacionales frente a los problemas que se presentan por la pandemia, no son los deseados, el apoyo a los países latinoamericanos es mínimo, cuando es en estos momentos que necesitamos que sea efectivo, para evitar la pobreza extrema de millones de latinoamericanos.

Lo que está en juego es la protección de los Derechos Humanos de millones de personas, lo que los organismos internacionales se han comprometido desde su creación, en justamente proteger la vida, la salud, velar que la protección social cubra a toda la población que aspira a una vida digna y libre. Sancionar la corrupción y que la democracia se fortalezca deben ser los hitos que marquen las propuestas del GTCC y que se trabaje en ese sentido, con la premura con que la pandemia se extiende y cuyas consecuencias aún no conocemos.

La autora Mercedes Viera es Coordinadora de Derechos y Asuntos Legales de la Central Informativa del Adulto Mayor

 

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de