HERRAMIENTAS Y USOS PARA LA PROMOCIÓN GERONTOLÓGICA 1

68
0

Luigui Vidal Rivas
18-04-2019
Hablaremos primero del lenguaje empleado al referirse a las personas mayores, Los promotores como líderes gerontológicos, deben observar un lenguaje que sirva de ejemplo y deben excluir términos diminutivos o impropios, como abuelitos, viejitos, papitos y mamitas, ancianos y otros términos desfasados.
La Visión gerontológica de la persona y la sociedad, esa percepción de las personas en constante envejecer dentro de una determinada sociedad y cultura, con todo que ello significa y que nos lleva a promover un envejecimiento activo, saludable, y con derechos, es el instrumento que guiará nuestros pasos y que nos llevará a comprender que todos somos parte de ello y no solo las personas mayores actuales, el respeto al envejeciente no nos permite referirnos a dichas personas como queramos, sino como se debe.
El desarrollo histórico y social nos trae cambios en los roles que desempeñan las personas, en el distinto protagonismo que van alcanzando los distintos grupos etarios, se crean nuevas realidades y a esas realidades les corresponde un lenguaje nuevo que evoluciona junto con la sociedad, ello justifica que ya no llamemos ancianos a las personas mayores.
En nuestro país se ha oficializado el término persona adulta mayor, que reemplaza a adulto mayor, aunque no siempre el lenguaje oficial es el más adecuado, pensamos que 3 palabras es demasiado y que el término persona mayor se impondrá finalmente, en varios países ya se ha hecho oficial.
Los conservadores del lenguaje de realidades pasadas, dicen que griegos y hebreos decían anciano, esto es una tremenda falacia ya que no hay equivalencia perfecta al traducir un idioma, podríamos traducir como Consejo de personas mayores.
No es igual decir old o decir viejo, hay distinta connotación, así como no es igual decir bells o campanas.
Pero la evolución del lenguaje unido a cambios sociales y culturales no debe llevar tampoco a aberraciones idiomáticas como se hace al decir “todos y todas”, que en nuestro país está casi oficializado.
Términos como abuelos son totalmente inapropiados para referirse a las personas mayores, ya que la condición de abuelo puede o no acompañar a una persona mayor, y los abuelos son abuelos de alguien, no del promotor o periodista, por lo que es irrespetuoso referirse a ellos como abuelos.
Cuando nos dirigimos a una persona mayor, sea cual sea su condición debemos decir Sr o Sra seguida de su nombre si se le conoce y solo decir su nombre si existe una condición de especial amistad que lo permite.
El lenguaje asertivo que permite expresar nuestras opiniones, respetando a los demás, es la manera como el promotor debe llegar a las personas mayores, convenciendo, no imponiendo.

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de