Herramientas y usos para la promoción gerontológica(Artículo completo)

112
0

Luigui Vidal

Hablaremos primero del lenguaje empleado al referirse a las personas mayores, Los promotores como líderes gerontológicos, deben observar un lenguaje que sirva de ejemplo y deben excluir términos diminutivos o impropios, como abuelitos, viejitos, papitos y mamitas, ancianos y otros términos desfasados.
La Visión gerontológica de la persona y la sociedad, esa percepción de las personas en constante envejecer dentro de una determinada sociedad y cultura, con todo que ello significa, y que nos lleva a promover un envejecimiento activo, saludable, y con derechos, es el instrumento que guiará nuestros pasos y nos llevará a comprender que todos somos parte de ello y no solo las personas mayores actuales, el respeto al envejeciente no nos permite referirnos a dichas personas como queramos, sino como se debe.
El desarrollo histórico y social nos trae cambios en los roles que desempeñan las personas, en el distinto protagonismo que van alcanzando los distintos grupos etarios, se crean nuevas realidades y a esas realidades les corresponde un lenguaje nuevo que evoluciona junto con la sociedad, ello justifica que ya no llamemos ancianos a las personas mayores.
En nuestro país se ha oficializado el término persona adulta mayor, que reemplaza a adulto mayor, aunque no siempre el lenguaje oficial es el más adecuado, pensamos que 3 palabras es demasiado y que el término persona mayor se impondrá finalmente, en varios países ya se ha hecho oficial.
Los conservadores del lenguaje de realidades pasadas, dicen que griegos y hebreos decían anciano, esto es una tremenda falacia ya que no hay equivalencia perfecta al traducir un idioma, podríamos traducir como Consejo de personas mayores.
No es igual decir old o decir viejo, hay distinta connotación, así como no es igual decir bells o campanas.
Pero la evolución del lenguaje unido a cambios sociales y culturales no debe llevar tampoco a aberraciones idiomáticas como se hace al decir “todos y todas”, que en nuestro país está casi oficializado.
Términos como abuelos son totalmente inapropiados para referirse a las personas mayores, ya que la condición de abuelo puede o no acompañar a una persona mayor, y los abuelos son abuelos de alguien, no del promotor o periodista, por lo que es irrespetuoso referirse a ellos como abuelos.
Cuando nos dirigimos a una persona mayor, sea cual sea su condición debemos decir Sr o Sra seguida de su nombre si se le conoce y solo decir su nombre si existe una condición de especial amistad que lo permite.
El lenguaje asertivo que permite expresar nuestras opiniones, respetando a los demás, es la manera como el promotor debe llegar a las personas mayores, convenciendo, no imponiendo.

Ahora debemos abordar una mirada a las imágenes, al lenguaje expresado a través de carteles, fotografías, avisos para su utilización adecuada a la promoción gerontológica.
Cuando utilizamos dichas herramientas debemos considerar que no es algo para tomarlo a la ligera, pensemos primero lo que nuestra visión gerontológica nos permite ver y es que ser persona mayor no equivale a ser enfermo o discapacitado, no equivale a ser débil, por tanto las imágenes promocionales deben mostrar la realidad de que más del 80 % de las personas mayores son autovalentes, incluso muchos mayores con discapacidad también son independientes.
Entonces porque cuando queremos mostrar a una persona mayor, utilizamos imágenes de bastones, así como de personas encorvadas, ya se han presentado recientemente un nuevo estereotipo para los servicios públicos, donde se aprecia a una persona de pie y erguido a la que se le ha agregado la inscripción + 60, una interesante propuesta.
Cuando queremos mostrar algo, debemos ir de acuerdo a los objetivos, si queremos denunciar y hacer un llamado a la conciencia, mostraremos la imagen del abandono.
Pero si lo que queremos es promover a la persona mayor, de acuerdo a la realidad de la mayoría, mostraremos a la persona mayor de acuerdo a todo lo que representa y las posibilidades de desarrollo personal y como portador de cultura y saberes.
Siempre es más adecuado el uso de fotografías y estas deben mostrar la realidad del ser mayor, en su contexto de región o país, no es recomendable usar dibujos estereotipados, es de recomendar también que los promotores utilicen fotos propias o de su localidad.
Estos carteles con dibujos o fotos deben ir acompañadas de textos de orientación gerontológica, con frases o lemas adecuados.
El promotor no debe jugar al azar en nada, no tomar nada a la ligera, todo detalle puede ser muy importante y hay siempre el riesgo de malograr un buen trabajo previo.
Cuando publiquemos en las redes sociales no abusemos de mostrar personas mayores fenomenales, mostremos nuestra realidad también y verán que muy cerca tenemos muchas personas extraordinarias que podemos mostrar.
No nos dejemos llevar por marketeros que nos llevan siempre a mostrar modelos fuera de nuestra realidad o cultura, porque ellos tienen un punto de vista comercial y hasta ahora creen que es necesario mostrar mayores de aspecto extranjero.

Habiendo incorporado los promotores la visión gerontológica, comprendiendo la importancia del lenguaje adecuado y la utilización de imágenes y lemas guiados por esta visión, tratemos el asunto tan vital como es la difusión, el manejo de la información.
Antes de una actividad pública o evento promotor, se deberá redactar una nota dando a conocer los objetivos de dicha actividad, a quienes va dirigido, cual es el motivo, con el programa, publicarlo en redes sociales y web si fuera el caso, con un flyer, con las imágenes y lenguaje adecuado y realizar invitaciones a personas importantes relacionadas al tema gerontológico, usen redes sociales, correos y whatsapp para invitar.
Durante el evento se tratará de respetar lo dicho anteriormente, con enfoque adecuado, aparte de las probables ponencias, los organizadores deben tratar de dirigirse de una manera asertiva con el público, dejando un mensaje adecuado de acuerdo a la visión gerontológica, y tomar muchas fotos que generan adhesión y recuerdos asociados al evento
Luego de realizarse se redactará una nota resumen de la actividad, correctamente escrita, describiendo los aspectos importantes del evento, como las ponencias o actividades realizadas en dicho evento, la actitud del público, indicando brevemente que tipo de público, si asistieron personas notables, invitados ilustres, sin que falte lo más básico como fecha de realización y lugar, adicionando las mejores fotos.
Los promotores que tengan contactos en prensa, no desaprovechen dichos contactos, y siempre publiquen sus actividades, en forma de correos directos, y en las redes sociales masivas como el Facebook, donde deben publicar la nota resumen del evento, correctamente escrita en modo público, con perfil público, página o ambos, también es recomendable un grupo público, hagan amigos y seguidores del ámbito gerontológico, establezcan alianzas.

Por último, vamos a realizar las actividades promotoras dirigidas a las personas mayores, en coordinación y de acuerdo con ellas, no subestimemos sus capacidades intelectuales y de aprendizaje, hay que respetarlos realizando actividades que contribuyan a su autonomía, al pleno ejercicio ciudadano, a su empoderamiento.
Está bien jugar, bailar, y entretener pero eso no es todo, no busquemos lo fácil si tenemos visión gerontológica, comprendemos que ellos ante todo son adultos y que, aunque algunos de ellos, tengan problemas de movilidad, no implica verlos como “pobres viejitos” el respeto que genera nuestra visión, es entender que no debemos sentirnos superiores, las personas mayores tienen una herencia cultural, un bagaje intelectual, una valiosa experiencia de vida, por lo que es un honor para nosotros atenderlos.
Por tanto solo queda reflexionar y prepararse, capacitarse, practicar la excelencia en el trato, pulir nuestro lenguaje, saber promover y difundir, ser empáticos y piensen que la gran mayoría de las personas mayores, están en pleno uso de sus facultades y autonomía funcional y por tanto cuando imaginemos una persona mayor, no lo hagamos con viejos prejuicios que no corresponden a una realidad que es muy rica y vasta.

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de