La problemática de nuestros adultos mayores: ¿tenemos una solución?

23
0

Tenemos que ser conscientes de que el papel de los adultos mayores en la sociedad es cada vez más importante.

Lilliana Sánchez B., Politóloga (Msc.).

No debemos ver a nuestros adultos mayores como si estuviéramos detrás de una cortina. Su problema de hoy será nuestro mañana. Hay que resolverlo ahora.

La Encuesta Actualidades 2018 de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica presentada en el mes de Diciembre del pasado año, vuelve a poner en perspectiva las oportunidades y el maltrato en personas adultas mayores en nuestro país.

Aun cuando se alarga la expectativa de vida y aumenta el número de ancianos, continúan subsistiendo los prejuicios que llevan a considerar la vejez como fenómeno de incapacidad o ausencia de derechos. ¿Por qué seguimos permitiendo que nuestros adultos mayores sigan marginados y desvalorizados en nuestra sociedad cuando por primera vez en la historia del mundo coexisten de modo natural cuatro generaciones gracias a la calidad de vida y la medicina actuales?

Hoy conviven padres, hijos, abuelos y bisabuelos y esto es debido a que hay un aumento constante del número proporcional de adultos mayores. También tiene que ver con la disminución de la natalidad que llevará indiscutiblemente a que en nuestro país en poco más de diez años la pirámide de población se invierta.

Y lo más grave es que no existe una cultura de la vejez. Ni siquiera se está desarrollando. La sociedad actual de consumo ha sustituido la conciencia desdichada por la conciencia feliz, reprimiendo todo sentimiento de culpa. Esta sociedad se convierte cada vez más en culpable de la situación de nuestros adultos mayores ya que un gran porcentaje se encuentran condenados a la miseria, a la soledad, a la invalidez y a la desesperación.

Los adultos mayores que poseen medios económicos siguen integrados a la sociedad, el resto queda abandonado, como residuo.

En Costa Rica esta problemática supone una serie de retos para el país y la sociedad, por lo que, la Encuesta Actualidades 2018 de la Universidad de Costa Rica muestra que el 74,7% considera que la cantidad de personas adultas mayores en el país aumentará en los próximos 10 años, 11,6% que disminuirá y en igual proporción indican que se mantendrá igual. Existe como se nota en el análisis de los datos mostrados que hay conciencia del proceso de envejecimiento que tendrá la población costarricense en los próximos años.

En cuanto al ámbito de las oportunidades, se percibe que las personas adultas mayores las tienen principalmente para recibir atención preferencial en cualquier lugar (49.6% dice muchas), utilizar transporte público (41.5%) y ser protegidas por leyes (41,0%). En contraste, las percepciones son menores para aprender algo nuevo (20,3% dice muchas), capacitarse tecnológicamente (17,0%) y tener vivienda digna (15,7%).

En síntesis se muestran dos ámbitos de oportunidades: el legal (leyes, transporte público y atención preferencial), y el social.

En cuanto al tema del maltrato es preocupante los resultados que señala la encuesta ya que, a los adultos mayores se les cuestiona su capacidad de tomar decisiones en un porcentaje del 38, 6%, no se les permite tomar decisiones  en un 30, 9% e ignorarla en un porcentaje del 29%. Las acciones menos frecuentes corresponden a decirle que ingrese a un hogar de ancianos (9,5%), prohibirle amistades o parejas (9,2%) y engañarla para firmar documentos (7,5%).

Este y otros estudios demuestran la urgencia de desarrollar estrategias que permitan sensibilizar a la población y atender estas situaciones de manera oportuna.

Tenemos que ser conscientes de que el papel de los adultos mayores en la sociedad es cada vez más importante

Las políticas públicas deben de implementar el envejecimiento activo que según la Oficina Mundial de la Salud es el “proceso por el que se optimizan las oportunidades de bienestar físico, social y mental durante toda la vida, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable, la productividad y la calidad de vida en la vejez”.  Los cuatro pilares del envejecimiento activo son: la salud (tanto física como mental), la participación en la sociedad, la seguridad, y el aprendizaje durante toda la vida.

Fuente:La Revista

DEJA UNA RESPUESTA