Los abuelos ‘techis’ y la Edad de Oro en la relación con los nietos

59
0

Por Marta Legasa

  • Después de llevar a cabo la Transición, la revolución sexual y la tecnológica, los nacidos entre 1946 y 1964 han sabido crear nuevos modelos de convivencia intergeneracional

  • “La revolución demográfica va a unida a la tecnológica: los abuelos son tan competentes en TIC como sus nietos; sus inquietudes técnicas compiten con las de los jóvenes”, Santiago Cambero Rivero, profesor de Sociología de la Universidad de Extremadura (UEX)

26 de julio, Día de los abuelos. Y si lo miramos por el otro lado, Día de los nietos. La relación entre unos y otros ha cambiado de manera exponencial en los últimos años. Hay razones de todo tipo que lo acreditan. Los niños que hoy están jugando en los parques llegarán a cumplir 100 años. Vivirán más y mejor gracias a la revolución terapéutica, con el descubrimiento de las sulfamidas y los antibióticos; la biológica, con la manipulación del código genético, y la tecnológica, con la irrupción de las nuevas tecnologías aplicadas a las ciencias de la salud.
Publicidad

Sí, los baby boomers ya son abuelos

Si en el campo del anti-envejecimiento estos niños disfrutan de condiciones excepcionales, en el social y afectivo también. Sus abuelos son los baby boomers, personas nacidas entre 1946 y 1964, con una esperanza media de vida de 84 años, una de las más altas del mundo. Abuelos y nietos disfrutarán juntos de una larga convivencia, la mayor de toda la historia. Como consecuencia, los roles tradicionales comienzan a cambiar: los abuelos son ahora ciudadanos activos, alejados del estereotipo del abuelo-mueble que es, más que cuidado, ‘trasladado’ por sus hijos. Y los más jóvenes se han dado cuenta. Su relación es más cercana e intensa. Ha llegado la revolución de la abuelidad, una relación por la que los nietos establecen con sus abuelos un fuerte vínculo vital y emocional, incluso a veces superior al de sus progenitores. “Este nuevo modelo contrarresta la percepción edadista imperante en muchos sectores de la sociedad y pone en valor lo que las personas mayores aportan mediante la crianza y la atención a los nietos”, explica Santiago Cambero Rivero, profesor de Sociología de  la Universidad de Extremadura (UEX).
Saber cuántos abuelos hay en España es difícil incluso para el Instituto Nacional de Estadística. Según el INE, en 2018 había en España más de ocho millones de hogares con hijos y 11.837.667 personas mayores de 60 años, el corte de edad en el que los hijos pueden empezar a tener hijos. Pero no hay datos oficiales. Es la prueba de que el status de abuelo no parece contar en la opinión pública. Sin embargo, que la sociedad envejece cada año es un dato objetivo. En España, en 2050, casi la mitad de los españoles tendrá más de 65 años y será frecuente que en las familias convivan estrechamente tres generaciones. El cambio de paradigma está en marcha. Para Cambero, “en este contexto demográfico, con una tasa baja de mortalidad, las estructuras sociales y organizativas siguen siendo decimonónicas. La demografía empuja al cambio, pero las estructuras continúan inalterables. Si las políticas no apuestan por la conciliación, el bienestar y la mejora de condiciones laborales, los abuelos seguirán siendo una pieza clave de la convivencia familiar.
La convergencia intergeneracional plantea un nuevo reto para los baby boomers. Después de hacer la revolución política, la sexual y la tecnológica, no contaban con que tendrían que crear y adaptarse a un nuevo modelo de convivencia familiar. Pero lo han vuelto a hacer. Han acogido con entusiasmo, por necesidad pero también con naturalidad, su nuevo rol en la crianza y educación de los hijos, algo que revierte positivamente en la sociedad. “Vivimos una época dorada en las relaciones intergeneracionales. La familia del siglo XXI en España es más democrática, abierta e inclusiva. Todos los miembros participan en las decisiones. Los abuelos y las abuelas son los mejores agentes del bienestar familiar y social en España. Han sido piezas fundamentales en la crisis de 2008 y se puede repetir”, explica el sociólogo Santiago Cambón, que también alerta sobre la posible irrupción de una nueva crisis económica.
Los baby-boomers que ya ejercen de abuelos son radicalmente diferentes a sus antecesores. La mayorescencia, término acuñado por Cambón, ha hecho que los nuevos seniors se cuiden, se las sepan todas en apps y gadgets tecnológicos, estén al tanto de las últimas tendencias, sean activos culturalmente, consuman moda, ocio, estética, viajes. Son los nuevos pata-negra de las grandes marcas. Además, han encontrado en las nuevas tecnologías un aliado para mostrar su cariño a distancia. “Hace ya diez años que los abuelos y abuelas empezaron a interesarse por los ordenadores, los móviles, las webcams… Sin whatsup, por ejemplo, no pueden coordinarse con sus hijos para organizar la recogida del cole. La revolución demográfica va a unida a la tecnológica. Son tan competentes, y a veces incluso más, que sus propios nietos. En la universidad de Extremadura veo que quieren aprender más de informática, redes sociales y tratamiento de imágenes para recuperar fotos antiguas. Las inquietudes técnicas compiten con las de los jóvenes”, explica Santiago Cambero.
Los abuelos de 2019 también sufren los deterioros físicos lógicos de la edad, pero, lejos de la resignación, está decididos a superarlos. Ayuda, además, un floreciente tejido de servicios creados por y para el bienestar de los mayores. Es el auge de la economía silver con todos sus derivados, desde productos financieros a los sanitarios llegando incluso a los de agencias de contactos, si se quiere ampliar la agenda de amigos o vivir en pareja. Para algunos investigadores, sin embargo, detrás de lo silver hay mucha vulnerabilidad social. No todos los mayores disponen de una pensión con la que costear los gastos corrientes ni de una red familiar que los apoyen en ciertas situaciones. Aun así, entre los seniors corren aires de optimismo que repercuten en un mayor entusiasmo por la vida, achaques incluidos. Según la agencia de investigación de mercados Euromonitor, en el mundo ya se venden más pañales para adultos que para niños. ¿Bajón entre los seniors? En absoluto, en la revolución de la abuelidad los nuevos abuelos son, y sobre todo se sienten, más “jóvenes” que nunca.
Fuente:UPPERS

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de