Maltrato a personas mayores, ¿cómo identificarlo?

92
0

Por Andrea Romero

En el mundo, anualmente una de cada seis personas mayores de 60 años es víctima de algún tipo de abuso. Como respuesta a este problema, la Organización Mundial de las Naciones Unidas decretó el 15 de junio como el Día Mundial de Toma de Consciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez. ¿Qué puedes hacer para que las personas de la tercera edad vivan esta etapa con salud y dignidad? ¡Aquí te decimos cómo identificar si sufren de violencia!

Entendiendo el maltrato a los adultos mayores

De acuerdo con la ONU, el maltrato a los ancianos se puede definir como un acto único o repetido que causa daño o sufrimiento a una persona de edad avanzada, o la falta de medidas apropiadas para evitarlo, que se produce en una relación basada en la confianza. Puede adoptar diversas formas, como el maltrato físico, psicológico, emocional o sexual y el abuso de confianza en cuestiones económicas.

Señales de alerta de abuso o maltrato en personas de la tercera edad

La Fundación para la Salud en el Envejecimiento de la Sociedad Americana de Geriatría pide que prestes especial atención cuando algún familiar o conocido vive bajo estas condiciones:

– Falta de ropa limpia o inadecuada para el clima.

– Falta de higiene básica.

– El hogar está muy sucio o no tiene servicios necesarios como electricidad, plomería, calefacción o refrigeración.

– Gastos o retiros injustificados de su cuenta bancaria.

– La presencia de alguien nuevo que dice ser su “mejor amigo” y acepta generosos “regalos” del adulto mayor.

– Moretones, especialmente en la cabeza o el torso, y aquellos con forma de mano, dedo o pulgar.

– Quemaduras, cortes, llagas u otras lesiones sin explicación.

– Se le niega suficiente comida, medicamentos o dispositivos de asistencia como bastones, andaderas y anteojos.

– Se le dan tranquilizantes o somníferos innecesarios.

– Permanece muchos días en cama o silla de ruedas sin razón alguna.

– Los visitantes o quienes viven con él o ella le gritan, amenazan o humillan.

– Le impiden participar en reuniones familiares o en actividades que disfruta, sin una buena razón.

– Tiene señales de abuso sexual: sangrado, moretones o dolor en sus genitales y ropa interior rasgada.

Si notas estos focos rojos en algún adulto mayor, pregunta cómo puedes ayudarlo, repórtalo a una institución gubernamental, como el DIF México, o a una organización de la sociedad civil.

 

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de