NO ES LO MISMO CURAR QUE SANAR

155
0

 

Lic.Psi. Juan Campaña Miranda 31-08-2020

Para explicar esta distinción, imaginemos que una persona tiene un síntoma o una enfermedad, como una neumonía.

 

Hablaremos de curar, cuando este paciente, atendido por un médico, reciba un tratamiento, por ejemplo, basado en un antibiótico para eliminar la bacteria que produce la neumonía. En este caso, la persona se cura utilizando un recurso externo (un fármaco, una intervención…etc.).

 

Hablaremos de sanar, cuando utilicemos un recurso interno. En este ejemplo, cuando la persona consigue potenciar su sistema inmunológico de forma natural y combatir mejor, o neutralizar, las bacterias o cualquier agente patógeno.

La importante influencia que las emociones, el estrés o la nutrición tienen en nuestra biología y en nuestra salud ya fue constatada por los científicos tras la finalización del Proyecto de Genoma Humano en el 2003. (Francisco Junquera, Master Coach Ejecutivo).

 

Epigenética y la influencia ambiental

Gracias a una ciencia llamada Epigenética, una ciencia emergente, revela que el estrés y, en general, nuestra forma de vida, influye en nuestros genes. Perla Kaliman, Dra. en bioquímica, nos explica desde la epigenética la importancia de aprender a gestionar el estrés. evitar emociones que hacemos tóxicas o revisar el estilo de vida, podíamos realmente sanar.

 

Así pues, mientras que curar habla de la desaparición de los síntomas o enfermedades utilizando agentes externos y está más enfocado en el cuerpo físico, cuando hablamos de sanar nos referimos a algo más profundo e interno que tiene más que ver con las emociones, la mente, el espíritu…

 

La epigenética, una ciencia emergente, revela que el estrés y, en general, nuestra forma de vida, influye en nuestros genes. Perla Kaliman, Dra. en bioquímica, nos explica desde la epigenética la importancia de aprender a gestionar el estrés. . Durante muchos años, muchos científicos pensaron que la información genética recibida al nacer determinaba todas nuestras características. Hoy en día, gracias a la epigenética, sabemos que, en realidad, la información genética presenta un importante nivel de flexibilidad a lo largo de toda la vida. Hoy sabemos que existe un epigenoma además de un genoma.

 

Está claro que el ADN es nuestro principal reservorio de información genética, pero el entorno puede apagar o encender los genes, modelando su actividad. La mayor parte de las enfermedades crónicas (diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, cánceres, depresión, Alzheimer…) son el resultado de la interacción entre los genes y los factores del entorno. Por otra parte, las investigaciones en epigenética nos dan mucha esperanza, ya que estamos empezando a entrever que nuestro estilo de vida podría prevenir o revertir marcas epigenéticas asociadas a numerosas enfermedades.

 

Estar sano o saludable

La palabra ‘sano’ es utilizada siempre como adjetivo calificativo para designar a aquellas personas que cuentan con un estado de total o casi completo bienestar físico, psicológico y social. Estar sano significa estar en buenas condiciones no sólo físicas sino también a nivel mental y a nivel del contacto humano, es decir, con los restantes miembros de la sociedad. Si bien el estadío de completa salud es ciertamente difícil de lograr por las diferentes complicaciones y enfermedades que presenta el estilo de vida actual, acercarnos lo más posible a ese estado de bienestar depende sin duda alguna de nosotros mismos.

Hoy en día, ser sano es normalmente entendido como cuidar el cuerpo al mismo tiempo que la mente. Esto se logra básicamente a través del consumo de alimentos sanos, bajos en grasas y diversos, de la realización de ejercicio o actividad física de manera constante, del no recurso en exceso a hábitos dañinos como el tabaco, el alcohol o las drogas, del desarrollo de una vida social satisfactoria y variada, del establecimiento de relaciones sociales duraderas, de la permanente consulta a los médicos, etc.

 

Por otra parte, la definición más importante e influyente en la actualidad Con respecto a lo que por salud se entiende, sin lugar a dudas que es la de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 1948), plasmada en el preámbulo de su Constitución y que dice: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. A pesar de que fue oficializada hace unos 60 años, esta definición es relevante por su institucionalidad, pues es la que sirve de base para el cumplimiento de las competencias de la OMS, que es el máximo organismo gubernamental mundialmente reconocida en materia de salud  y uno de los principales actores en dicha materia.

También se toma en cuenta el espíritu, porque es parte de nuestro ser.

Uno de los científicos más respetados en la actualidad dice haber encontrado evidencia de que la acción de una fuerza “lo gobierna todo”.

El físico teórico Michio Kaku afirma haber creado una teoría que puede apuntar a la existencia de Dios (Esípiritu). La información ha creado un gran revuelo en la comunidad científica porque Kaku es considerado uno de los científicos más importantes de la actualidad, uno de los creadores y desarrolladores revolucionarios de la Teoría de Cuerdas por lo que es muy respetado en todo el mundo.

Según Michio, vivimos en un “Matrix”: “He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia,

Como hemos comentado en artículos anteriores el empoderamiento al adulto mayor en cuanto a un envejecimiento saludable, ahora cuenta con muchos recursos para aplicarlos en las actividades de la vida diaria, Como la Ciencia llamada Epigenética, Meditación Mantener nuestro espíritu saludable y en orden como dice el científico Michio Kaku y por supuesto Ejercicios, alimentación saludable, control del estrés, y pensamientos positivos.

RECOMENDACIONES

El mejor medio de mantener una buena salud es no caer enfermo. Esta afirmación no es una perogrullada puesto que quiere decir que más vale prevenir las enfermedades que verse en la obligación de curarlas.

La prevención física de las enfermedades está relacionada con el cuidado que se debe conceder a la higiene alimentaria y respiratoria.

El cuerpo físico necesita un mínimo de ejercicio para que su metabolismo se efectúe en buenas condiciones.

La prevención mental de las enfermedades trata de la atención que se debe prestar a la naturaleza de los pensamientos.

Todo pensamiento negativo se opone al flujo vibratorio de la Energía Universal, Divina o Cósmica. Cuando esta oposición es pasajera, no tiene ningún efecto negativo sobre la salud. En cambio, cuando se mantiene de forma continua y voluntaria, termina por crear una condición discordante que es causa de diversos trastornos fisiológicos.

Los pensamientos negativos no son únicamente los engendrados por la envidia, los celos, la cólera, el rencor, etc. También son los que se generan por sentimientos permanentes de angustia de temor o de pesimismo.

Existe una interacción permanente entre los pensamientos y las emociones, ya que la naturaleza psicológica del hombre forma un todo completo.

La falta de espiritualidad es una de las causas fundamentales de gran número de enfermedades.

Si todos los hombres concedieran tanta importancia al ser espiritual como Ser físico, podrían curar la mayor parte de las enfermedades que les afligen actualmente, elevando su propia frecuencia vibratoria y manteniéndose en armonía con la energía Cósmica.

Gran número de enfermedades son debidas a la influencia perniciosa ejercida por los pensamientos y las emociones negativas sobre el equilibrio del cuerpo psíquico.

Con esta Reflexión de Louise L. Hay, resume todo lo explicado.

 

MI CUERPO ESTÁ SANO CURADO Y COMPLETO

Me perdono por no haber tratado bien a mi cuerpo en el pasado. Yo hacía lo mejor que podía con el entendimiento y los conocimientos que tenía. Ahora me cuido lo suficiente para nutrirme con lo mejor que ofrece la Vida. Doy a mi cuerpo lo que necesita en todos los aspectos para tener una salud óptima. Con alegría, como alimentos nutritivos y bebo mucha agua pura y natural. Continuamente descubro nueva y agradables manera de hacer ejercicios. Amo todas y cada una de las partes de mi cuerpo, por dentro y por fuera. Ahora elijo los pensamientos apacibles, armoniosos y amorosos que crean una atmosfera de armonía interna para las células del cuerpo en que vivo. Estoy en armonía con todas las partes de la vida. Mi cuerpo es un buen amigo al que cuido con amor. Me alimento y me nutro física y emocionalmente. Descanso bien, duermo apaciblemente. Despierto con alegría. La vida es buena y disfruto viviéndola. ¡Y así es!

Louise L. Hay (Los Ángeles, 8 de octubre de 1926-San Diego, 30 de agosto de 2017)

________________________________________________________________________

 

Puede ir esta imagen

 

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de