Reflexiones sobre la promoción gerontológica hoy

103
0

Luigui Vidal Rivas
17-03-2019
Para una promoción gerontológica, es necesario usar los términos precisos y adecuados para referirnos a las personas mayores, así como también cuando nos dirigimos a ellos usar términos respetuosos, como los que da a cualquier otro ciudadano.

No se justifican términos como tatas,abuelitos,nonos, ancianos o mamitas y papitos, los diminutivos resultan peyorativos y cuando decimos abuelos nos referimos al abuelo de alguien que es su nieto, nosotros no somos sus nietos.

El respeto al ciudadano comienza por utilizar bien el lenguaje, elemento base para tener presente en un trabajo promotor, el término personas adultas mayores, si bien se oficializó en el Perú no es adecuado por ser demasiado largo y las personas mayores terminan convertidas en PAMs, tampoco es aceptable horrores tales como “todos y todas”, que es una aberración idiomática, no siempre lo que se habla en un auditorio es necesariamente correcto, tenemos derecho a ser críticos y señalar tales errores.

yo veo en auditorios a ponentes ahogados repitiendo “personas adultas mayores”, cuando el término personas mayores ya está siendo adoptado internacionalmente y a buen entendedor, pocas palabras.

Sin embargo las costumbres arraigadas son difíciles de extirpar, como la infantilización de la persona mayor, en actividades promotoras desencaminadas, donde se considera a la persona mayor como un ciudadano menoscabado, con debilidades intelectuales, que se va a dormir en la charla, entonces surge la “gran idea” de ponerle payasos, para que se rían y pasen un buen rato,afectando a su condición de ciudadano.

Tenemos que ver constantemente uso de estereotipos tales como mayores encorvados, con bastón o cabecitas blancas, siguen apareciendo en numerosos carteles o letreros promocionales, hay actualmente ya propuestas que ya se implementan en otros países, donde se ha creado una imagen en la que aparece una persona como cualquier otra y se le agrega + 60.

Las personas que consideran que el lenguaje y los stereotipos son asunto secundario, no están actuando en el nivel profesional que deberían tener, el que considera decirle viejito o persona mayor es igual está siendo incompetente y transmite su mala costumbre a otros.

Como un promotor gerontológico podría realizar un trabajo adecuado si no tiene una visión gerontológica, una comprensión plena de lo que es ser mayor y el envejecimiento de la sociedad, y debe saber comunicar, comunicarse, practicar un lenguaje asertivo, y contribuir al empoderamiento de la persona mayor, que debería ser capaz de conducir su autopromoción.

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de