Salud mental y calidad de vida en la persona mayor.

108
0

 

Npsic. Sandy Gpe. Rosas Maas.

Alguna vez has sentido que todo se paraliza a tu alrededor y pareciera que nada cambiará y que todo permanecerá igual.

Alguna vez has sentido que nada tiene sentido. Que cuestionarte constantemente: ¿Qué tal si hubiera cambiado esto? ¿ Ysi hubiese tomado otra decisión?

En la actualidad resulta importante tomar consideraciones y estrategias que permitan a las personas cuidar de su salud mental. No es de ignorarse que nos encontremos en Pandemia y que esto no nos permita realizar con éxito cada objetivo plasmado en los últimos años y con ello llegan una serie de cambios a los cuales, estamos obligados a adaptarnos si queremos sobrevivir.  En este punto tal vez te preguntes y ¿en que se relaciona la salud mental con la pandemia y la calidad de vida?

Cada individuo, es decir, cada uno de nosotros estamos formados por varios constructos, los cuales permiten desempeñarnos diariamente con éxito en las actividades que son de importancia para cada uno.

Estos constructos son: salud física, salud social, seguridad económica y por supuesto salud mental.

La OMS nos dice que la salud mental es un estado de bienestar con el cual la persona puede hacer frente situaciones de estrés normal de la vida cotidiana, trabajar de forma productiva y poder contribuir a la comunidad.

El equilibrio entre el medio interno y el externo garantiza que las personas puedan generar las estrategias  para l adaptación, pero ¿como lograr este equilibrio?

Bien, el equilibrio también nos permite garantizar nuestra calidad de vida, la cual se relaciona con las necesidades y características de cada persona, sin embargo dentro de la calidad de vida existen factores comunes entre individuos, entre ellos se destaca la salud mental. Por ejemplo: si tuviésemos que enfrentar una situación de alto estrés; ya sea en el trabajo o en actividades personales, la respuesta de nuestro cuerpo será la integración de alternativas mediante ideas para hallar una solución, en ocasiones las respuestas no son inmediatas pero pueden surgir al otro día, esta habilidad del ser humano para hacerlo tiene relación estrecha con los factores ambientales a los que estamos o estuvimos expuestos durante nuestra vida.

Ahora bien, ¿qué sucede cuando está habilidad o capacidad para poder encontrar solución o afrontar una situación estresante no la poseemos?

Se presentaras dificultades o alteraciones en la adaptación las cuales pueden llevar a : *No relacionarse con el medio externo.

*Tener miedo.

*Aislarse.

*Renunciar a la actividad.

Y posteriormente presentar síntomas asociados a depresión u otras alteraciones de origen psicológico y emocional.

Las personas mayores que viven un envejecimiento saludable y que no presentan patologías que deterioren su capacidad funcional, tienen herramientas cognitivas que le permiten adaptarse con mayor calidad a los cambios y actuar de una forma resiliente ante la situación. Pero ¿qué sucede con aquellas personas mayores que presentan patologías como las enfermedades crónicas degenerativas o enfermedades neurodegenerativas.

Cuando una persona lleva un envejecimiento con enfermedades,  el riesgo de generar comorbilidades y alteraciones en la adaptación se vuelven una realidad, sin embargo esto no quiere decir que no puedan mejorar su calidad de vida aún presentando estas patologías, para ello es importante fortalecer el apego al tratamiento y las redes de apoyo, mediante la intervención de actividades psicoemocionales con el objetivo de fortalecer la salud mental y poder incrementar su capacidad de comunicación, para expresar sus necesidades.

Mg Sandy Rosas

Gerontóloga y Neuropsicóloga clínica

 

0 0 votes
Article Rating
Suscríbete
Notifícame de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments