Visión gerontológica, leyes y campaña 9

20
0

Luigui Vidal Rivas
Las personas adultas mayores mentalmente sanas, están en óptimas condiciones para aprender, incorporar valiosas experiencias, cambiar de actitudes y superar prejuicios heredados, también de emprender nuevos retos en todos los ámbitos sociales, tienen pleno derecho, aun teniendo alguna discapacidad.
Esta reflexión debe servir de base para que no subestimemos su capacidad intelectual y no digamos que “se van a quedar dormidos en la charla”, entonces no hagamos eventos solo para distraerlos sino para contribuir a su empoderamiento, no abusemos de actividades, que incluyen payasos, ni les hablemos como si nuestro público tenga discapacidad intelectual o como si fueran niños.
Rompamos ese esquema mental con el instrumento de la visión gerontológica, hay que fomentar la plena ciudadanía de la persona mayor y es allí cuando realmente estamos respetando su valor como personas y su plena vigencia en el mundo actual, al cual se adaptan, sin abandonar su valioso legado cultural.
Al ser un promotor manejamos redes sociales de manera deficiente, cuando los comentarios y manera de informar no son adecuados, fotos y videos son excelentes, pero siempre cuando se acompañen de un texto referencial y explicativo, que puede incluir lemas, y peor aun cuando nuestras publicaciones, como en Facebook se dan solo en perfil de amigos, la persona o institución promotora debe realizar publicaciones visibles para todos, desde perfiles en modo público o creando una fanpage y para tener éxito en esta parte del trabajo promotor hay que publicar con regularidad, debería ser diariamente, sino no tienen más actividades propias que publicar, compartan información valiosa relacionada, para que el ´público siga pendiente.
Y no olviden tener muchos amigos , interactuar, poner “me gusta” a buenas páginas, integrarse en buenos grupos relacionados a la actividad, si bien el Facebook es muy adecuado hay otras redes sociales que ayudan mucho como el twitter, el linkedin que fortalecerán nuestro trabajo promotor.
Hay que saber comunicar utilizando los diversos lenguajes escritos y audiovisuales, informar en notas informativas las actividades realizadas con los datos básicos de ubicación, organización, entre otros.
Hay que incentivar en las personas mayores el uso de las tecnologías para informarse, de las cuales muchos están excluidos, hay que motivarlos para que trabajen en su autopromoción (continua)

DEJA UNA RESPUESTA