´Visión gerontológica: no al elitismo, trabajemos con la gente

99
0

Luigui Vidal Rivas
Los profesionales, los líderes, los especialistas, son muy importantes para impulsar cambios positivos en la sociedad, sin embargo, a pesar de su enorme importancia, no son inmunes a la tentación del elitismo.
Los cambios sociales que promueven los derechos y deberes ciudadanos, que necesitan cristalizarse en la práctica cotidiana, que pueda ir desarraigando los prejuicios, no se logrará con reuniones de élites encerradas y sin exposición a la luz pública, sino trabajando activamente, en permanente comunicación con la comunidad, transmitiendo ideas y opiniones, y a su vez conocer el sentir y las expectativas de la población, apoyar las iniciativas ciudadanas en pro de su autonomía y el pleno ejercicio ciudadano.
Los temas de interés público, deben ser expuestos abiertamente, para generar más diálogo y debate, esos círculos cerrados de presuntos representantes o eminencias, a los “especialistas enquistados “no les agrada informar, porque de lo que se trata es de manipular la información, para presentarse como héroes de la película, personajes que se oponen a un perfil comunicador abierto.
Muchos de estos círculos se generan en base a grupos de amigos, y osan decir, que los que se interesan por el tema del envejecimiento son muy pocos y por eso “siempre ven las mismas caras”, no hay renovación, hay poderes tras bambalinas.
La comunicación abierta y transparente es su enemiga, toda institución está obligada a tener un perfil comunicador, manifestarse abiertamente, trabajar en silencio es de conspiradores, no de personas comprometidas con los cambios, las instituciones que valen, son las que cada día se comunican con el ciudadano, cuantos realmente conocen a sus supuestos representantes, o es que se creen los ¿paladines de la justicia?

DÉJANOS UN COMENTARIO

avatar
  Suscríbete  
Notifícame de